La violencia en Zacatecas. A un año del asesinato de José Francisco Zapata.

0
289
Zacatecas

Zacatecas. – El pasado jueves 14 de diciembre, se cumplió un año del asesinato de Raúl Antonio Sánchez y José Francisco Zapata, este último, un activista estudiantil que luchaba en contra de las mineras y un militante del partido MORENA. Grupos de activistas convocaron a una marcha en la capital de Zacatecas para protestar que, a pesar de los compromisos hechos por el gobierno del estado hace un año de seguimiento al caso y esclarecimiento de los hechos, la fiscalía ha llevado con total opacidad y lentitud el proceso. Sumado a esto, se ha señalado a los jóvenes como “personas de alta peligrosidad” para tratar de deslegitimar la exigencia de justicia por parte de los familiares.

La marcha coincidió con el desfile navideño que convoca cada año el gobierno del estado por las avenidas más importantes de la capital. Ruta que, cabe mencionar, coincidía con la de la marcha. A pesar del retraso del desfile, los protestantes convocaron el apoyo de varios zacatecanos. Las autoridades congregadas para el evento mandaron a un policía a decirle a los manifestantes que el secretario general de gobierno les iba a recibir pero que por favor se quitaran. Cuando la marcha llegó al palacio de gobierno, no estaba el secretario ni ninguna otra autoridad que les recibiera. Debido a ello, el contingente regresó a la avenida. La policía estatal y vial reaccionaron de forma violenta para impedir que se volviera a obstruir el curso del desfile navideño. Luego de unos minutos de empujones y gritos de los zacatecanos de “que los reciban”, se consiguió que el secretario de gobierno Francisco Reyes recibiera una comitiva entre los que se encontraban familiares de Zapata.

El caso de Raúl y Zapata no es aislado. Se trata de una muestra de la ola de violencia que vive Zacatecas. En 2020, en el estado se desaparecía en promedio a una persona por día. En 2021, esa tendencia explotó con un total de 720 personas desaparecidas a lo lardo del año. En 2022, los casos fueron 482 y, hasta septiembre de 2023, se reportaron 720.  Los datos de victimas de homicidios dolosos son aún menos alentadores. Hasta julio de 2023, Zacatecas reportó una taza de homicidios de 37.65 por cada 100 mil habitantes, convirtiéndose en el segundo estado con mayor porcentaje de decesos violentos de toda la república, solo por debajo de Colima. Dentro de estas tendencias, salta a la vista el número de víctimas infantes. De las 482 víctimas registradas en 2022, 181 eran menores de 18 años, 37 % de los deseos.

Es inevitable notar que el alza de violencia en Zacatecas coincide con la llegada de David Monreal, hermano de Ricardo Monreal, actores importantes en el panorama político del partido MORENA. Lo cierto es que la administración morenista ha sido incapaz de hacer frente al crimen organizado y han visto crecer, sin mayor participación activa, la presencia del Cártel del Noreste, el Cártel de Sinaloa, el Cártel de Jalisco Nueva Generación y el Cártel del Golfo en el estado.

A un año del asesinato de uno de los militantes morenitas jóvenes más activos de Zacatecas, la dirigencia del partido ha hecho caso omiso a las peticiones de compañeros obradoristas de posicionarse respecto a la situación en Zacatecas y específicamente sobre el caso de José Francisco Zapata. Ni la secretaria de comunicación Andrea Chávez, ni el presidente del partido Mario Delgado han hablado sobre el tema.  Habría que preguntarse ¿qué podemos esperar de la ética de un partido político que se auto denomina de izquierda que no es capaz de manifestarse por el asesinato de uno de sus militantes ni hacer balances críticos reales sobre sus propias gestiones?